Buscar información
Vínculos
Video del mes
Propiedades del té oolong o azul para adelgazar y la salud
Ver más videos sobre remedios naturales e infusiones medicinales en:

http://bit.ly/WfFCWN

Recibe actualizaciones

Escribe tu correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

PostHeaderIcon Infusiones para la fibromialgia

remedios para la fibromialgiaAunque no es nueva, existe un gran desconocimiento sobre esta enfermedad que es cada vez más frecuente. Afecta mayoritariamente a mujeres de 20 a 50 años y, por ahora, se sabe que no se trata de un proceso inflamatorio.

Sin embargo, estamos ante una dolencia que se caracteriza por el dolor prolongado en todo el cuerpo, con hipersensibilidad y rigidez en músculos, articulaciones y tejidos blandos.

Este dolor tiende a desplazarse de una parte del cuerpo a otra y su intensidad puede fluctuar: en ocasiones disminuye durante el día y aumenta nuevamente por la noche, aunque es más frecuente que se presente implacable durante toda la jornada.

Esta dolencia está clasificada dentro de las enfermedades reumáticas crónicas y, aunque no es grave, sus múltiples síntomas asociados pueden ocasionar un alto grado de sufrimiento e incapacidad si no se trata adecuadamente, lo que no resulta nada fácil ya que muchas veces no se diagnostica correctamente.

La dificultad que presenta su diagnóstico se debe a que los síntomas son muy generalizados e indeterminados. Sin embargo, aunque todavía no existe ninguna prueba específica para la fibromialgia, las instituciones reu-matológicas han desarrollado unos estándares para poder diagnosticarla.

Según estos parámetros, se considera que una persona padece esta enfermedad si presenta por lo menos tres meses de dolor generalizado, además de dolor y sensibilidad en por lo menos 11 de los 18 puntos sensibles que se consideran desencadenantes. Estos puntos están en la base del cuello, a lo largo de la columna vertebral, delante de la cadera y el codo, y detrás de las rodillas y los hombros.

Además del dolor, también se asocian con esta enfermedad síntomas como fatiga, rigidez matinal, problemas de sueño, dolor de cabeza tensional, dificultad para tragar, dolor abdominal recurrente, entumecimiento o temblor de las extremidades, depresión, diarrea y ansiedad.

 

Infusiones medicinales

Infusión para la fibromialgia #1: Verter 2 cucharaditas de raíz de sauce, previamente lavada y picada, en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar una taza cada ocho horas.   Gracias a la salicina que posee, el sauce tiene propiedades antipiréticas, analgésicas, antirreumáticas y antisépticas.

Es importante observar que el sauce es, también, un excelente remedio natural para combatir enfermedades febriles leves, dolores de cabeza y dolores de origen inflamatorio. También es efectiva para combatir los dolores reumáticos musculares y articulares, el dolor de espalda y la tendinitis.

Sin embargo, se debe recordar que no debe usarse en caso de alergia a los salicilatos, gastritis, úlcera péptica, asma, alteraciones de la coagulación ni en niños menores de doce años. Tampoco es recomendable en el embarazo ni la lactancia.

Infusión para la fibromialgia #2: Mezclar, a partes iguales, la pasiflora, la valeriana y la tila y extraer 1 cucharada.  Verter en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y tomar 2 tazas al día.  Estas plantas tienen un efecto calmante y relaja los músculos lo cual ayuda en la fibromialgia.

Infusión para la fibromialgia #3: Verter 1 o 2 cucharaditas de abedul en una taza que esté hirviendo.  Tomar dos veces al día.  Las plantas depurativas como el abedul incrementan la micción y favorecen la expulsión del ácido úrico al mismo tiempo que descongestionan las articulaciones.

Aunque lo más habitual es tomarlo en infusión, también se puede usar en cápsulas o comprimidos (la dosis la indica el fabricante) y en extracto fluido (de tres a cinco mililitros al día, repartidos en tres tomas).

No se recomienda usarlo durante el embarazo ni la lactancia y, en caso de insuficiencia renal o cardiaca, se debe consultar antes con un especialista.

 

Recomendaciones

Tener una dieta debe ser sana y equilibrada e incluir una amplia variedad de frutas y verduras frescas.

Reducir el consumo de grasas saturadas (carnes, embutidos, etc.) y evitar el de cafeína y otras bebidas estimulantes.

Consumir aceite de pescado o las combinaciones de magnesio y ácido málico.

Mejorar el estado físico por medio del ejercicio. Los estudios han demostrado que el ejercicio aeróbico es el más eficaz para aliviar los síntomas de esta enfermedad. La mejor manera de iniciar un programa de entrenamiento físico es con ejercicios de bajo impacto como caminar y nadar. Se ha de empezar despacio para ayudar a estirar y tonificar los músculos doloridos. En cambio, los ejercicios aeróbicos de alto impacto y el levantamiento de pesas podrían incrementar la molestia.

Procurar corregir la postura y no sobrecargar la musculatura levantando o sosteniendo pesos para los que no se esté preparada.

Controlar el peso ya que la obesidad y el sobrepeso pueden agravar los síntomas.

Tener un buen descanso es esencial en el tratamiento de la fibromialgia.

Cuidar el estado psicológico y mantener una buena motivación ante la vida. Asimismo, protegerse ante el estrés, la ansiedad y la depresión, y si es necesario buscar ayuda psicológica para garantizar el equilibrio anímico.

remedios caseros

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

loading...

 

Deja un comentario

Búscanos en Facebook
Búscanos también en:

Reduzca su colesterol
Reduzca su colesterol
Infusiones para:
Controla la hipertensión